Google+ LA PERSONA DE CRISTO: 3.03. Cristo existió desde toda la eternidad

3.03. Cristo existió desde toda la eternidad

"Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad" (Miqueas 5: 2).

Belén.
Pueblo a unos 8 km al sur de Jerusalén; conserva su nombre bíblico. El pueblo también era llamado Efrata (Génesis 35: 19; cf. Rut 4: 11) y Belén de Judá (o Judea) sin duda para que se distinguiera de Belén de Zabulón (Josué 19: 15-16). Belén fue el lugar donde nació David (1 Samuel 16: 1, 4; cf. Lucas 2: 11).

Familias.
Heb. 'alafim que puede definir tribus o clanes desde un punto de vista numérico. "Pequeña", podría, pues, referirse al clan representado por los habitantes de Belén o quizá al pueblo mismo que nunca alcanzó a tener mucha importancia.

Me saldrá.
Los judíos reconocían que esta profecía era mesiánica, y en respuesta a la pregunta de Herodes en cuanto a dónde había de nacer el Mesías, citaron este pasaje de Miqueas (Mateo 2: 3-6).

Salidas.
Heb. motsa'oth, el plural de mots'ah, de la raíz yatsa', "salir". No es enteramente claro a qué se refiere este término. Puesto que aquí se representa al Mesías como a un rey, algunos han pensado que la referencia es a un rey que sale en funciones reales. Otros creen que es una referencia a las diversas apariciones de Cristo en el AT, tales como a Abrahán (Génesis 18) y a Jacob (Génesis 32: 24- 32).

Desde los días de la eternidad.
Miqueas claramente señala la preexistencia de Aquel que había de nacer en Belén. Estas "salidas" de Cristo alcanzan hasta la eternidad en el pasado. "En el principio era el Verbo" (Juan 1: 1).